Reseñas

domingo, 2 de abril de 2017

Reseña: Los Watson van a Birmingham-1963 de Christopher Paul Curtis

Los Watson van a Birmingham  | Christopher Paul Curtis



Entra en el hilarante mundo de Kenny y su familia, los extraños Watson de Flint, Michigan. 

Están su mamá, su papá, su hermanita Joetta y su hermano Byron, que tiene trece años y ya es "oficialmente un delincuente juvenil". Cuando mamá y papá deciden que es hora de hacerle una visita a la abuela, papá trae a cada un asombroso Ultra-Glide y los Watson emprenden un viaje increíble. Se encaminan al Sur, a Alabama, hacia uno de los momentos más oscuros de la historia de Estados Unidos. Entra en el hilarante mundo de Kenny y su familia, los extraños Watson de Flint, Michigan.  



Llegué a conocer este libro gracias a Lectorum Publications, quien me envió el ejemplar y de verdad que nunca imaginé cuanto me iba gustar. Me atrevo a decir que está convirtiéndose en unos de mis favoritos de este año. 

Como dice en la sinopsis, nos encontramos en los momentos más oscuros en Estados Unidos, donde las personas de color eran cruelmente discriminadas por los blancos. 

Este libro es una ficción histórica que se desarrolla en los años 60s, momento en el que el racismo estaba muy presente, en especial en el área del Sur. Para los que no lo saben, en aquel tiempo el país se encontraba en medio de una lucha para que los afroamericanos tuvieran los mismos derechos humanos que cualquiera.

Esta historia se centra en la familia Watson. Nuestro narrador es Kenny, quien tiene 10 años y desde el comienzo nos cuenta sobre como es su vida junto con sus padres, su hermanita Joetta (o Joey) y su hermano mayor, Bryron, quien tiene serios problemas de conducta. Debido a eso, deciden disciplinarlo emprendiendo un viaje para visitar a la estricta abuela quien vive en Birmingham, Alabama, uno de los estados del área Sur en donde el racismo y la segregación era muy extremo.

La lectura es muy simple, pero la manera de escribir que tiene el autor te logra enganchar por completo ya que logras saber todo lo que sucede pero desde un punto de vista diferente, el de Kenny y comprender mejor sus acciones.

Durante las primeras 100 páginas son lo que yo llamo los primeros pasos en el que necesitas ir escalando para poder llegar a conocer con profundidad a todos los personajes y llevarte una buena, y divertida, memoria de los Watson porque desde la primera página logras reírte con ellos por las cosas que ocurren y son muy graciosas.

Este es uno de esos libros en el que debes ir exprimiendo el jugo para saborearlo. Solo se necesita leerlo con consciencia para no perderte cada pequeño detalle, como las acciones de cada personaje y analizarlas.

Con esto me lleva a una escena que me conmovió muchísimo: Cuando los Watson se preparan su viaje hacia Birmingham, una vecina quien le tiene mucho cariño a Joey le regala un muñeco en forma de ángel. Sin embargo, no le gustó y simplemente lo echó a un lado. Cuando su mamá le reclama el porqué, ella contesta: 

"Pero, mamá, es blanco."

¿Por qué me ha conmovido? Porque Joey con tan solo 5 años ya ha aprendido los límites raciales que existía en su entorno. Al ver que el ángel es blanco, rápidamente se compara con su piel y esa diferencia la inquieta ya que la sociedad racista le ha enseñado que las personas blancas y negras "son diferentes" y deberían estar separados. Me ha encantado como el autor ha podido reflejar este pensamiento muy realista para aquella época.

Jamás he pasado por un climax tan desgarrador y peligroso como este en el que me ha dejado, literalmente, con el corazón en la garganta. Solo diré que es debido a que ocurre un atentado racista. 
Este cruel hecho hace que toda la familia Watson se unan más, en especial los hermanos Kenny y Bryron. Vemos una gran evolución con estos personajes y aprenden a ver la vida real con más claridad: una sociedad llena de odio del cual se debe luchar. 

Quiero añadir que, a pesar de que los personajes sean ficticios, el dicho atentado es un hecho real que sucedió en el mismo Birmingham durante el 15 de septiembre del 1963.

Les juros que este libro merece más de 5 estrellas. Las reflexiones que nos deja el escritor me ha tocado muy, pero muy en el fondo y quisiera finalizar compartiendo compartir una cita del libro para que lo reflexionen con su almohada:

"No creo que estén enfermos, creo que dejaron que el odio se apoderara de ellos y los convirtiera en monstruos."